¿Qué impuestos tendrás que pagar si heredas o compras una vivienda?

Tanto si has heredado, como si has comprado una vivienda tienes que saber que estarás obligado a tributar por el Impuesto de Sucesiones  Donaciones (ISD) en caso de haber heredado, o por el de Transmisiones Patrimoniales (ITP) en caso de haber comprado.
El IMPUESTO DE SUCESIONES DONACIONES el plazo de liquidación es de 6 meses desde el fallecimiento y este plazo se puede ampliar otros 6 meses más, pero tendrás que solicitarlo, no se amplia de forma automática.
En el caso de donaciones el plazo para liquidar y pagar el impuesto es de 30 días contados desde el día siguiente a aquél en que se formaliza el acto o contrato gravado.
Es importante liquidar los impuestos en plazo, pues de lo contrario te puedes enfrentar a sanciones y recargos bastante importantes.
En el caso del ISD, tendrás que pagar en función de la comunidad autonómica que te corresponda, difiriendo mucho de unas comunidades autónomas a otras, estando obligado a pagar el impuesto en la comunidad autónoma donde residía la persona fallecida. 
Madrid es una de la CCAA que más bonificaciones tiene, y Andalucía es la comunidad más costosa a la hora de heredar.
El importe de este impuesto dependerá del tipo de parentesco que tuvieses con la persona fallecida, de modo que hay cuatro grupos establecidos.
  • Grupo I: descendientes y adoptados menores de 21 años.
  • Grupo II: descendientes y adoptados mayores de 21 años, cónyuges, ascendientes y adoptantes.
  • Grupo III: colaterales de segundo grado (hermanos) y tercer grado (sobrinos y tíos), y ascendientes y descendientes por afinidad.
  • Grupo IV: colaterales de cuarto grado (primos), grados más distantes.

En MURCIA el IMPUESTO DE SUCESIONES Y DONACIONES tiene una bonificación del 99% en el grupo I y II. 

Aquí os dejamos un enlace a la Guia practica sobre el impuesto de sucesiones del Gobierno de la Región de Murcia

¿Cómo calcula la Administración autonómica el valor de las viviendas?

 

La administración suele valorar las casas por encima del precio de la vivienda, de manera que en muchos casos difiere del valor real de las viviendas, de modo que el heredero o comprador de una vivienda a veces tiene que pagar un impuesto que no siempre es justo o se adecua a la realidad, sin contar con los intereses de demora con los que puede encontrarse si no abona a tiempo el impuesto correspondiente.

El artículo 57 de la Ley General Tributaria fija hasta siete métodos de valoración diferentes.

La base imponible en el impuesto de la compra o herencia es el valor real, y no lo el precio que se ha paga. La administración no tiene en cuenta la valoración de la escritura, y establece sus propios valores según la normativa.

En el momento en que se declara un inmueble, la administración autonómica comprobará que los valores presentados se corresponden con sus propios valores, y éstos difieren mucho de una comunidad a otra. Si existe una diferencia entre lo declarado y sus propios criterios de valoración, reclamarán el pago con la correspondiente demora.

En cuanto al IMPUESTO DE TRANSMISIONES PATRIMONIALES Y ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS consiste en un impuesto indirecto que se paga también a la Comunidad Autónoma y grava:

  • Transmisiones patrimoniales onerosas, como por ejemplo la compraventa de vivienda o la adquisición de un coche de segunda mano. En este caso es el adquirente del bien el que deberá pagarlo y el importe del impuesto dependerá del precio real del bien en cuestión.
  • Operaciones societarias como el aumento o la disminución de capital social. La sociedad generalmente o los socios en algunos casos, son los sujetos obligados a satisfacer este impuesto y la cuota tributaria a pagar es de 0.5% del capital en cualquier caso posible.Si una operación tributa en este impuesto como operación societaria en ningún caso podrá también tributar como transmisión patrimonial onerosa y viceversa.
  • Actos jurídicos documentados como la escritura pública de una vivienda o actas notariales. En estas operaciones el sujeto pasivo de este impuesto será la persona que, por ejemplo en el caso de un acto notarial, sea el adquiriente del bien del cual el notario está dando fe.

Este impuesto se tendrá que abonar en los 30 días siguientes hábiles tras la realización de la operación.

abogados murcia

Show Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *