¿ Qué ocurre si me conceden una subvención para realizar una actividad agrícola y no cumplo con las condiciones?

La Sala Tercera del Tribunal Supremo considera que solicitar una subvención para el desempeño de una actividad profesional agrícola y posteriormente no ejercerla implica un beneficio injusto, ya que no queda acreditada su dedicación a dicha actividad como profesional.

El beneficiario de dicha subvención argumentó que los estudios que realizaba como Ingeniero Agrónomo le impedían dedicarse plenamente a dicha actividad pero que eso no era óbice para no ser considerado profesional agrícola.

Nos encontramos en un supuesto muy habitual y es la valoración de la prueba que hace el juzgador del asunto, donde tanto los argumentos del beneficiario de la subvención como los del Estado son correctos, pero con el matiz de que el beneficiario se apoya en indicios únicamente. Es evidente que el cumplimiento de los requisitos es indispensable para la obtención de la subvención pero mantener su cumplimiento también lo es. En este caso, la prueba se centraba en la consideración del concepto “profesional”, donde las partes lo interpretan de manera diferente, el recurrente considera que para ser considerado profesional agrícola y en consecuencia beneficiario de la subvención no es necesaria una dedicación plena a dicha actividad, la cual según sus condiciones particulares era imposible. El Juzgador estima que el tiempo dedicado a la actividad profesional no es suficiente para considerarla de forma profesional y en consecuencia no tiene derecho a recibir la subvención y tiene que devolverla.

Es un caso centrado a mi parecer en la valoración que se hace de la prueba, donde el concepto de actividad profesional no queda marcado legalmente, es decir no se determina el tiempo que se debe dedicar al desempeño de la actividad, los ingresos o gastos que la misma ocasiona, todo ello son elementos que quien tiene la carga de la prueba debe hacerlos valer con el fin de que quien la valora tenga elementos de juicio suficientes para fallar a su favor.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba